martes, 13 de febrero de 2007

"Las olas envidiosas se hinchan a los lados para borrar mi huella"

las olas envidiosas se hinchan
se enroscan sobre los cuerpos que saltan
camino sobre la arena y me acerco
soy ola, solamente
huella borrada

8 comentarios:

Hipster dijo...

¿Qué pasa con esa constancia?...¿Dónde está la pasión por la escritura?...¿O será puro bluff? Noooooo.... qué va.

Ingrid Solana dijo...

hola hipster: las musas se aparecen de vez en cuando, menos mal que aparecen. Lo del "bluff" como usted indica me viene dando lo mismo... Pero, sin duda, cuando las aguas se 'calmen' y vengan las musas, escribiré por aquí, tal vez hoy, por ejemplo.
Gracias por pasar.

Hipster dijo...

¿musas?
querida, vivímos en el siglo XXI, el romanticismo quedó atrás. escribir, es, como todo, cuestión de trabajo y esfuerzo.

Ingrid Solana dijo...

Hola Hipster: muy buen diálogo el que ha propuesto. Usted no lo sabe pero soy la primera detractora del romanticismo, jeje. Tiene toda la razón, el 'escribir' es cuestión de 'trabajo' y 'esfuerzo', desde luego: es un oficio. Hay cosas, sin embargo, que uno se guarda, uno escribe en sus cuadernos, en estos medios uno escribe cuando quiere mostrarlo a los amigos como usted. A veces no da tiempo de encontrarse con la máquina, eso pasa a veces, en realidad. Pero desde luego, que trataré de venir a este espacio por lo menos semanalmente, para eso lo tengo, cabe acotar. Pero, me gustaría saber también qué opina de mis textos? Además de su notable interés por motivarme a escribir por estos lares...

Hipster dijo...

Lo que se escribe en cuadernos para uno puede ser o bien una especie de diario o textos que se planean publicar en ediciones impresas.Te insisto que escribas más seguido aquí no para que incluyas notas de tu diario,si eso es lo que escribes en tus cuadernos cuando no lo haces aquí, sino para señalarte que la publicación en formatos virtuales es una forma de literatura menor pero no por eso menos seria que los tan sobrevalorados formatos impresos en los que muchas personas escribirían diario.

En otras palabras, una escritura menor se vuelve grande, como en el caso de Kafka, a quien la escritura de cartas le llevó a desarrollar sus grandes obras, cuando lo personal deviene político.

Espero que los textos que escribes en tus cuadernos sean estrictamente de índole personal y por eso no los publicas aquí, porque si los estás guardando para incluirlos en algun formato impreso porque lo consideras de mayor fuerza y alcance que el internet, eso querría decir que tú misma, como autora menor en tanto que no cuentas con los medios con los que cuenta gente como Volpi,et al,no le das valor ni seriedad a tú escritura ni a los nuevos formatos de publicación como el blog que, hasta cierto punto, ha democratizado la escritura, la ha puesto al alcance de las masas.

Estoy digiriendo tus textos como para poder comentarlos como debe ser y como se lo merecen , pese a ser como los míos y los de todos los bloggeros, parte de una literatura menor.

"Porque la vida y la escritura no se separan más que desde el punto de vista de una literatura mayor"
Deleuze & Guattari. Kafka. Por una literatura menor.

Ja, me dan tanta risa los escritores de "oficio". De esos tipo Volpi que hablan de cosas que sacan de otros libros porque su experiencia es tan limitada, pese a que se la pasn viajando por todo el mundo,que no pueden hacer converger la escritura con la vida. La literatura y la filosofía se practican, no se hacen como los academicos tipo María Rosa Palazón y muchos otros.

Ingrid Solana dijo...

hooolaaa mi estimado hipster contrariussss, jeje! pues nada, continuando el diálogo en esta ventana; me parece muy bien todo lo que dices, realmente me encuentro de acuerdo contigo en casi todo.
Una cuestión central: nunca hablé ni de 'literatura mayor' ni de 'literatura menor' ¿o sí? pues si es así, dime dónde, por favor, jajajajajajajaj, ¿¿dónde??!! Discusión que a estas alturas la verdad me parecería incluso un tanto ociosa. Luego, cuando digo que escribo en mis cuadernos me refiero a que he tomado la DECISIÓN ENTERAMENTE PERSONAL, de escribir cosas que después continúo trabajando: porque yo soy así, y porque me gusta hacerlo de ese modo. No porque considere que:
1. El blog no merece mis textos (de los cuales, en términos generales, siempre pienso que son reverendas porquerías)
2. O porque los tenga para 'imprimirlos' en otro sitio (desmiento esto, desde el mero y simple hecho de que la literatura es un trabajo constante, de mucha corrección y de introspección. Yo lo llamo 'masticar', quiero decir, a mí me gusta 'masticar' las cosas muy bien)
Así pues, escribo en mis cuadernos porque me gusta hacerlo y ya está. Hay algo que encuentro en el cuaderno YO=Ingrid y que me hace escribir en él. Lo que haga con eso o no haga es enteramente mi problema y da un poco igual (es como preguntarse cuándo voy a morir). Asimismo, NO quiere decir que considere que TODOS los que escriben deban hacerlo en un mentado cuaderno. Es, pues, una 'preferencia' personal o una manía, ('manía' que no dejaré de hacer puesto que me resulta placentera). También reitero que escribiré aquí, en este blog, autodenominado 'caja negra' cuando me plazca hacerlo. Y sólo así: porque me place.
Acoto, por otra parte, que lo que haga Volpi, me tiene sin cuidado. Pues yo he entendido que mi vida es la mía y sólo mía y no es, desde luego, contrastable ni equiparable a la de nadie. Todos somos diferentes y actuamos diferente y encontramos sentidos diferentes en las cosas del mundo. Por lo demás, no sé, perdona mi ignorancia pero de la obra de Volpi sólo conozco "En busca de Klingsor", y su foto, y alguno que otro reportaje que me viene dando lo mismo, por lo cual, no tengo ninguna opinión al respecto. Usted habló de 'trabajo' y 'esfuerzo'; yo pensé en un alfarero cuando mencioné la palabra 'oficio', con la cual, cabe acotar, no quise convencerlo de nada. Lo que usted piense es lo que TÚ piensas y en todo caso a mí me da igual.
Por lo demás, ya sabes que discrepo en todo lo referente a la Dra. Palazón, a mí me parece una mujer congruente. Que vive, en cierta forma, lo que ha leído. Pero bueno... concluyo y cierro este diálogo con usted aquí, de la siguiente manera:
1. en términos burdos, no me da tiempo de 'postear' todos los días, hago otras cosas, a veces estoy en la calle y no tengo cómo escribir aquí. Además tengo otras ocupaciones y así... Lo que no quiere decir que no escriba ni nada por el estilo, ni que considere al blog como algo específico; reitero mi opinión de que el blog me parece algo interesante, y que, desde luego, no hubiera abierto uno si me pareciera algo aberrante, jeje.
2. la escritura para mí es fundamental, es lo que hago y lo espero hacer hasta que muera. Sí considero que lo que yo opine, piense o sienta con respecto a ella, puede ser muy distinto de lo que usted y muchas personas piensen, opinen y sientan sobre el mismo tópico. Creo que es una experiencia tan introyectiva (en su significación más profunda como acto creador), que me parece un tanto superfluo hacerle sentir, pensar u opinar a alguien lo que a mí me provoca.
3. no trato de convencerte de ninguna cosa; como presupongo que tú sólo abres diálogos no para CONFRONTAR sino para únicamente dialogar. Has sacado temas de los que yo no hablé en ningún momento, pero pues muy bien... Se te celebra la 'inquietud' sobre las cosas del mundo.
Entonces, espero ya comentarios puntuales sobre los textos que escribo, si te animas a pasar por aquí, y no teorizaciones de años de estudio que, al menos yo, no estoy poniendo sobre la mesa para discutirlas contigo. Te agradezco este diálogo y te mando un abrazo.

Hipster dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hipster dijo...

Tuve que re-editar mi comentario pero aquí está.

La dueña de este blog y yo tuvimos una conversación por telefono en la cual continuamos la discusión que aquí inició y aquí tiene que terminar.

Me parece necesario señalar aquí, como lo hice por telefono, que si yo te insisto, querida Ingrid, en que escribas con mayor regularidad, como se puede ver en mis comentarios en este espacio, y si tú lo haces no, eso tiene que ver con las condiciones de producción de un texto y por lo tanto con lo que la academia, no yo por supuesto, asocia con una reflexión sobre la literatura mayor y la menor.Dices tú que no tengo por qué hablar de eso cuando tú nunca lo has mencionado. Ahora bien, dado que tu blog es relativamente nuevo, mis comentarios se han enfocado en la constancia que le vas a dar tu escritura en este espacio, a la seriedad con la que lo vas a usar. En lo personal, hallo muy chocante que gente que estudia letras abra blogs para escribir en ellos una vez al año.Por otra parte, los grandes libros de amor, por ejemplo, casi nunca menionan la palabra amor y sin embargo uno puede saber, si se lee con atención, que ese es el tema.Si yo no menioné como tal el tema de las condiciones de producción que marcan la diferencia entre una literatura mayor y una menor desde un principio, creo que es valido hablar de eso cuando mis comentarios, desde un principio, no hacían ontra cosa más que instarte a escribir regularmente aquí, más allá de las condiciones que te lo permitan o no.

Soy un "parrhesiastes" y a veces no puedo evitar decir todo lo que tengo en mente. Si se sintió, querida Ingrid, confrontada por mis comentarios, le pido una disculpa.

Mis teorizaciones,por otra parte, a diferencia de las de aquellos que "hacen" literatura o filosofía sentados en un cubículo de instituto, o en la comodidad de sus casas, son el resultado de mi experiencia y no de años de lectura. He mencionado infinidad de veces en el mundo bloggero que yo, a diferencia de muchos de mis compañeros de letras, no empecé a leer y a escribir desde que nací,como algunos de ellos argumentan. Aunque me gustaba leer desde pequeño, a mi no me comrapaban libros ni me la pasaba escribiendo.Leía los libros que por casualidad llegaban a mi casa o los que les pedían a mis hermanas en la secundaria. La incursión de las letras como una constante en mi vida se dio a los 18 años.¿Alguna vez te conté que yo iba estudiar veterinaria? Creo que sí.

En fin,le reitero mis disculpas y escriba cuando le plazca.
Aquí no se le obliga a nadie a hacer nada que no quiera.